domingo, 16 de octubre de 2011

Cocinas Chilenas: No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague…


En “Chancho muerto en Talca” 6 Agosto 2011. Foto de Anabella

Chile, nuestro país está definitivamente lanzado a difundir y promover sus “gracias” urbi et orbe. Y la verdad es que es mucho lo que tenemos para mostrar, y con lo que encantar al mundo. No hablo solo de buenos productos, ni de platos emblemáticos; me refiero a una enorme riqueza y diversidad en productos y preparaciones regionales. 

Esto nos impone un grán desafío, ir dejando registro de lo que tenemos y lo que está en vias de extinción; sacar a la luz lo que cada región aporta, los saberes que no están en los recetarios impresos. Esta recuperación a su vez sería un mapa de ruta -de utilidad- para “inspirar” a quienes estudian gastronomía y para los profesionales de la salud, que por todos los medios tratan de delinear lo que debiera ser nuestra “alimentación saludable”.

Pareciera que debemos “apurar el tranco”. Varios se han puesto manos a la obra, con la intención de contribuir en nuestra construcción identitaria -en lo que a gastronomía se refiere-.
En el “ambiente” hay una sensación de urgencia, por hacerlo ya. Sensación que surge de la idea de que estamos atrasados… o llegando tarde. Quisiéramos tener la cosa resuelta… no hoy, ayer!
Personalmente creo que la cosa ya partió, y hace más tiempo del que muchos tienen en mente.

¿Un ejemplo?


En “Chancho muerto en Talca” 08/2011 foto de Anabella.

Feria “costumbrista”, Chancho Muerto

No faltará el/la que nos diga que los chanchos fueron introducidos en Chile, es cierto; llegaron con los españoles al igual que otros animales, frutas y verduras; que con el correr del tiempo pasaron a ser parte en nuestras cocinas chilenas.

El chancho está muy presente en nuestra alimentación, es muy apreciado. Aparece mencionado desde la fundación de Santiago. Algunos registros nos cuentan de los “porcinos beneficiados en mataderos municipales”, aunque muchas de las muertes de chancho o matanzas se siguieran realizando en casas, para consumo familiar – eso, siempre que se engordara alguno para una ocasión especial- . 

Actualmente aunque se supone que solo se debieran consumir chanchitos salidos de los mataderos (por resguardo sanitario), en sectores rurales aún es posible participar de algún evento familiar o local en que la estrella de la mesa es algún chanchito entero, faenado en el lugar.

Hoy en día, aún es posible encontrar en algunos pueblos; más de alguna “chanchería”. Pequeño negocio local dónde se vende carne de chancho y embutidos. En este momento tengo dos de esos en mente y lamento no haber tomado fotos. Uno de ellos está en Punitaqui, cerca de Ovalle.


Arrollado. “Chancho muerto en Talca” 08/2011 foto de Anabella.

“El Pobre Flaco”, es famoso no solo en la zona. Es un negocio familiar en el que los secretos para preparar arrollados y demases (longanizas, paté, y otros), ha ido pasando en la familia de una generación a otra. Creo ya van al menos tres.

Historias hay varias, cuentan con orgullo de un ex presidente cada vez que pasaba por la zona; llegaba a sentarse en el modesto lugar con un par de mesitas contiguas y disfrutaba la especialidad de la casa. El arrollado. Uno que hasta la fecha es un imperdible, si es que anda por allá. Harta carne, casi nada de grasa y el tamaño preciso de cuerito blandito, todo muy bien sazonado; amarrado y bien cocido.


Maestro haciendo arrollados. “Chancho muerto en Talca” 08/2011 foto de Anabella.


Perniles cocidos. “Chancho muerto en Talca” 08/2011 foto de Anabella.

El otro lugar que recuerdo, es en Marchigue un pequeño negocio carnicería-rotisería, en el que durante el invierno imposible no parar a comprar un pernil, arrollados, longanizas, queso de cabeza. En la zona hay otros locales por el estilo, en los que además venden carne de chancho; lomo, chuletas y costillares; con y sin ají.


Junio 03/2011 Sn Esteban. Arrollado sin cuero. Foto de Anabella

En estos tiempos, en que la mayor parte de la población chilena vive en ciudades y los menos en sectores rurales difícilmente tenemos acceso vivir la experiencia y conocer toda la tradición chilena vinculada a las muertes de chancho. 

Afortunadamente, la agrupación de los Chef del Maule una vez al año – y desde hace un par de años- nos da esa posibilidad de disfrutar y saltarnos la parte poco grata de la historia en “Chancho Muerto en Talca”


Con lluvia y todo, Chancho muerto en Talca 08/2011 Foto de Anabella

A lo largo de Chile, los últimos años son difundidas actividades donde es posible participar como curiosos y hambrientos comensales. Estos encuentros con nuestras raíces, nos permiten tener la experiencia de revivir tradiciones que van desapareciendo en la modernidad, (producto de la globalización y me atrevo a decir de lo copiones que somos). Me refiero a fiestas como Trillas, Vendimias y muchas otras de carácter local, incluso varias ligadas a festividades religiosas.
En este caso la fiesta del Chancho -que es invernal-. En verano los ojos están puestos en el choclo y otros productos estacionales, según el lugar.



Cervezas artesanales. Talca AGosto 2011. Foto de Anabella.

En este tipo de eventos, se ha establecido la buena costumbre de destinar un espacio para exponer productos locales, que brinda la oportunidad a pequeños productores o industrias familiares de mostrar y comercializar sus productos. Tema que daría para otro posteo, ya que en esta feria había harto que mostrar. Pero nos distraería del objetivo de hoy, queda anotado entre los pendientes.

Hierve que hierve 06/08 2011 Talca. Foto de Anabella

Es en invierno donde el consumo de chancho, cerdo o porcino –verraco, le dicen también en el campo- aumenta. Y la cosa no es al lote (desordenada); hay algunas “reglas” no escritas que condicionan su consumo. La tradición y sabiduría popular incluso contiene prohibiciones. Me refiero a no tomar chicha, agua, cerveza y menos leche después de comer chancho. Hay un sabio dicho popular que resume con que acompañarlo “El chancho, pide vino”. 

En el campo, una de las cosas que he visto es una enorme fondo (olla de gran tamaño) hirviendo si cesar en el que se echan a cocer distintas partes del animal, que irán haciendo la delicia de los comensales. Este caldo de cocción es apetecido para distintos preparados. Uno es el sopeo, esto es untar trocitos de pan y deleitarse con el enjundioso caldo; mientras que en otros lugares más sureños se come con deleite guañaca, el caldo de de la cocción con, ají, ajos, cilantro y harina (de trigo) tostada, sin dejar fuera nuestra infaltable “color”. 

Este preparado según el lugar cambia nombre; por la IV región lo vi nombrado como “catete”, por la zona central creo le llaman “pavo” y más hacia el sur he oído de “Sanco, o Chercán”, en algún texto lo encontré nombrado como “Ñaco”, sin especificar de donde era oriunda esa denominación.


Costillar asado, encima ají escabechado. Chancho Muerto en Talca 2011. Foto de Anabella

Un asado de costillar de chancho, es algo a lo que poca gente se resiste (salvo que sea vegetariano o de alguna religión en la que el cerdo forma parte de sus restricciones alimentarias). El “clásico” costillar acá es aliñado con orégano, pimienta, comino, sal, ajo y ají. Se deja adobando un par de horas (oreando) y luego es asado en la parrilla o al horno. 

¿Qué más vimos en la Plaza de Talca?

Presentes casi como elementos de una “escenografía”, patitas, cabeza de chancho y queso de cabeza. ¿Será que es poca la gente que las consume?, o solo será una distorsión provocada por su no presencia en las que algunos denominan como “mesas de mantel largo”.


Patitas de Chancho. Talca 2011. Foto de Anabella.

Antes de que caigan en el olvido absoluto (al menos para algunos, que les ponen cara fea) imposible no mencionar entre las preparaciones el Causeo de patas: ahora solo servido con trocitos de patitas deshuesadas. Antes era con patas y hocicos de cerdo cocidos. Todo frío y en trozos, aliñado con cebolla picada fina, cilantro, ají y los “condimentos”.


Cabeza de chancho, en Chancho Muerto en Talca 2011. Foto de Anabella

La cabeza era cocida por varias horas, como se mencionó antes; ahí estaba a fuego lento y bien sazonada; luego una vez cocida y fría se servía bien condimentada con bastante ají. Procedimiento similar era otorgado a orejas y patitas.


Queso de cabeza. Talca 2011. Foto de Anabella

No se crean que seamos los únicos raros, que preparamos y consumimos este “queso”. En realidad en muchos otros países europeos, norte América y latino americanos hay preparaciones similares con leves variaciones de nombres. Incluso es preparado en países que no consumen chancho, a partir de otros animales. Acá el queso de cabeza, es de chancho y es considerado dentro de los “platos tradicionales”.

De que se trata, de aprovechar hasta el último trocito de carne del animal. Entonces como la cabeza tiene carne, pero al cocerla esta queda blanda y fácil de desmenuzar, a medida que se va retirando los trocitos se ponen en una budinera, azafate o algún tipo de recipiente que en que se amolde posteriormente el “preparado”. Se vierte sobre los trocitos, caldo de la cocción. Al enfriarse se amolda solo, y como queda con la forma del recipiente es desmoldable. Luego se corta en lonjas y se usa como entrada, o en sanguche, incluso en cubitos en algún causeo, pruébelo acompañado de un rico pebre.

Los orejas


Foto de: http://medellin.olx.com.co/pictures/orejas-de-cerdo-deshidratadas-iid-34854119

Claramente esta es algunas de las cosas en extinción, tampoco era ofrecida en la plaza de talca el día de chancho muerto. No se me han atravesado hasta hace un par de años; pero en restaurantes de comida china. Una parienta mayor, comentaba que en su casa era una fiesta cuando las preparaba.

En algún texto chileno consultado me encontré con las orejas de chancho. Mencionaban que una vez cocidas, se revolcaban en harina; para luego pasarlas por un batido de huevo y freírlas. Me las puedo imaginar perfectamente, crocantes por fuera y blanditas por dentro, para un picoteo o acompañadas con un puré natural o picante.

Además de estas, hay muchas otras partes o cortes de chancho que en chile se preparan de una forma determinada; como veo que la lista es larga; por hoy lo dejaré hasta acá. Ya vendrá un segundo capítulo sobre nuestras tradiciones ligadas al chancho. 

Quiero eso si terminar esta parte con un reconocimiento a la idea y su concreción, llevada adelante desde hace unos años por los Chef del Maule que con su fiesta costumbrista “Estamos de Chancho Muerto en Talca”; han logrado no solo satisfacer a golosos comensales. Mucho más que eso. Han interesado a la prensa, que al divulgar este tipo de actividades va difundiendo nuestras antiguas tradiciones cocineras cumpliendo un rol “educativo”; y atrayendo a nuevos comensales para el año entrante. En que los invitados a presentar nuevas o antiguas preparaciones, tienen cada año un desafío mayor, el de ir recogiendo las preparaciones locales tradicionales para deleitarnos y además tener una base sólida para sus “recreaciones”.




Si se ha quedado con ganas de saber más acerca de la última versión de Chancho Muerto en Talca, siga este vínculo; algo que dejé en LBV.


o visite  estos sitios amigos:



No puedo dejar fuera las impresiones de mi compañera de viaje Caro, en este "viaje de estudios" en la buenavida.cl chancho muerto a 4 manos

19 comentarios:

Nathalia dijo...

Hola Anabella: Que buen homenaje al chancho y sus distintas preparaciones chilenas.
Me ha dado hasta nostalgia de un buen arrollado huaso bien aderezado con ají o un costillar a la parrilla.
En España se consume muchísimo, aunque la forma de elaborarlo suele ser bien distinta.
te mando un abrazo y que pases un buen domingo.
Siempre es un placer leerte.

Gloria dijo...

Bien Anabella!!!! esperaba tu post! Oye en primer lugar lo encuentro super entretenido pero ni loca le muestro a la Espe la foto del chanchito en el palo, es atroz ella porque es vegetariana.
pero además creciero de otra forma me acuerdo perfectamente de los asados de cordero o de chancho don el tio Miguel(en Yumbel) y la verdad no nos inmutabamos.
No sabía que habían llegado con los españoles, mi tio Miguel criaba chanchos en la casa y cuando matab el chancho hacian una manteca maravillosa que le
mandaban en tarros a mi abuelita.
Opino que el costillar es maravilloso, tienes razon cuando una pasó mas en el campo todo esto le suena conocido, a los niños no les ha tocado esta parte.
Me acuerdo una tia de Gerardo ( que ya murió) que para su santo Carmen (virgen del carmen) invitaba a comer chancho y otras cosas pero el producto estrella eran las patas de chancho que las liñaba con pebre y ají, ella había nacido en el campo.Lo más divertido que tambien tenía comida arabe porque su papá era del Libano.

En fin me ha encantado tu post pero aparte de traerme recuerdos de infancia y me dan ganas de un costillaR! besos

Miriya dijo...

Anabella que interesante tu post sobre el chancho y su consumo nacional.

En verdad como tu mencionas es de larga data el consumo de este animal. Aunque me imagino que en el campo se consume mucho más que en la ciudad como nos cuentas.

A mi me da cosa en verdad ver como faenan a los chanchos y no lo consumo casi, el solo hecho de ver una cabeza de chancho me es algo choqueante, en la Universidad en las celebraciones mechonas tuve que besar una de esas cabezas y fue realmente traumoso :(

Besitos y que rico ver este tipo de blogs tan completos de nuestra gastronomía nacional. Otras fiestas que son sumamente buenas a mi parecer son las ferias costumbristas del sur, nunca me olvido de ellas, en especial de la de niebla. Besos!

Vanesa dijo...

Hola amiga la familia d mi marido y i marido son todos chilenos muchas gracias por su bonito blog y q viva el cerdo o el chancho como ustedes les llaman xq a mi dl cerdo me gustan hasta sus andares jajajaja un saludo y ojala este Diciembre pueda ir a visitar su precioso paiiiis

Milena dijo...

Me alegro que estas iniciativas se den a conocer con bombos y platillos y que de una vez por todas nos creamos un poco el cuento.
Lo digo con conocimiento de causa pues vivo en un país que presume de todo lo que tiene y vende sus productos como el mejor.
Los chilenos muy por el contrario pensamos erróneamente que lo extranjero es superior a lo nuestro y me ha tocado oir comentarios muy molestos de nuestra gastronomía a personas que se dicen "chilenos".
Felicitaciones por difundir lo bueno de nuestra tierra con alturas de mira y con la confianza de que ¡¡Si es chileno es bueno!!

Kako dijo...

jajjaja, comiendo como chancho, eso me encantó, que buen reportaje Anabella, aunque hubo un par de platos que no supe lo que eran. En el campo de mis padres todavía se crian animales para consumo, como el cerdo y un buen Angus, pero siempre con la certificación del laboratorio de que está libre de enfermedades, es un medio trabajo, generalmente lo hacía yo, ahora prefiero comprar la carne :).
Que cantidad de productos se sacan del cerdo, ya lo tenía medio olvidado, no consumo cerdo, o casi nada, porque a un jamón acaramelado no le digo que no :).

Que recuerdos lo de la carnicería-rotisería, lo digo por Chile, porque aquí se da mucho la compra en carnicería, claro que es un lujo eso, pero me gusta porque se valora el trabajo y lo que se vende. En Chile encuentro que se perdió lo de comprar en carnicerías porque los grandes supermercados barrieron con todo y se supone que también ofrecen más calidad, a diferencia de este país, que la calidad y el gran precio lo encuentras en una carniceria y no así en el supermercado.
Tenemos todavía mucho para mostrar, siendo un país tan grande y con tantas regiones, imagínate la de platos que ni conoceremos.

Un fuerte abrazo.

alvaron dijo...

Anabella, Esta edición del blog es un atentado para los amigos, como así que fuiste a Talca a este maravilloso evento y no diste señas anticipadas para haber ido.... Que maravilla de evento, especialmente para los que creemos en la importancia de la recuperación o mantenimiento del patrimonio cultural a través de la cocina.

Anabella dijo...

Nathalia, parece que estando lejos uno le da más valor a lo que no tiene a la mano. Las comidas en todas partes son ricas, pero el sabor con que uno creció es otra cosa.
Algún día podrias contar de las diferencias que mencionas en la elaboración. Que tengas buena semana.

Gloria, despues de leer tu cometario caí en cuenta que quizá a algunos que vean las fotos, les "dé cosa" ... Como para una estas escenas son parte de lo común ni lo había pensado.
Me encanta cuando dejas algunas de tus vivencias escritas, es que con eso siento que tus ejemplos son tan claros que así otros entenderán que no cuento cuentos; es que las cosas eran distintas. Los niños y jovenes ahora no tienen esa relación con la naturaleza, los animales, las plantas. Ahora como que todo es embolsado, congelado, trozado... etc todo así como artificial.

Eso de chancho y comida árabe, es una muestra de lo mezcladas que están nuestras cocinas. En otras familias es chileno e italiana, o yugoeslava o alamana o... y como que recien algunos se van atreviendo a hablar de cocinas de pueblos originarios o de etnias.

Miriya, no se si el consumo de chancho es mayor en el campo. Lo que si se es que es harto más económico que comprar vacuno. Yo creo, que lo que más se consume es pollo, pero puedo estar equivocada. Tendré que revisar estadísticas.

Que tontera eso de las "pruebas" en fiestas mechonas.

Vanesa, con miembros chilenos en la familia seguro ya habrás oido de varias cosas, ojalá puedas venir y pasearte para conocer en vivo y en directo. Avisa eso sí, así las que estamos acá podremos conocerte.

Milena, se me había olvidado ese slogan "si es chileno es bueno", no se si será todo bueno pero al menos creo que nuestras comidas son diferentes, sabrosas, llenas de historias y que van evolucionando.

Pareciera que por fin, ya muchos más que antes las están mirando con mejores ojos. A mi me parece que en general desconocemos harto, y eso hace que siempre nombremos dos o tres cosas y encontremos que en otros lados hay más y mejor. Yo soy de la idea de que hay, distinto!!!!

Gracias por sus comentarios, hay que seguir averiguando, escuchando, mirando y probando. Solo así valoraremos y podremos impulsar.

Anabella dijo...

Kako, cierto ese cartel era genial. Es que se hasta se preocuparon de esos detalles.
Estoy segura que tienes miles de historias entretenidisimas, esa parte de chile me queda por conocer.
Mis cuentos son siempre con el chancho, pollo, conejo o lo que sea ya limpiecito listo para ser despostado.

Aún faltan varias preparaciones que sale del chancho, uno de mis favoritos los chicharrones; pero quedaron para un próximo posteo.

Carnicerías- rotiserías, los negocios de barrio, las panaderías y muchos otros negocios y lo peor oficios se van perdiendo.

He oido unas historias divertidisimas de chilenos y su primera compra en carnicerías por esos lados. Se olvidan rapidito de comprar un par de kilos, pasan rapidamente a gramos. ALgo que no creo, es que los supermercados ofrecen mayor calidad, es que antes había menos importaciones en tanto oferta negocios chicos era otra, además en carnes y verduras o frutas, ahora hay otras tecnicas y tecnologías implicadas en los procesos productivos. Yo me quedo con las cosas más al naturál, las encunatro mas sabrosas.

Ya pues habrá que seguir buscando, recordando y contando. Y tambien valorando para cuidar lo que nos queda.

Alvaron, no se por qué pensaba que vivías lejos de acá.

No me ha resultado poder hacer lo que quería, y es esa pestaña que puse en el blog para ir dejando noticias y anuncios. Ya buscaré otra forma para avisar de lo que sepa a futuro. Los Chef del Maule llevan esta actividad y en junio hacen en Curicó "Caldillos y Cazuelas", otro imperdible.

Ahora algo que tienes que considerar, estas mirando Chancho muerto por mis ojos, es decir no todas estas preparaciones de las que hablo estaban disponibles para probar. En lo que dejé en La Buena Vida, está la lista de lo que se podía comer.

Ellos están en esto del mantenimiento del patrimonio cultural a través de la cocina. Lo que a mi me parece es que esto es algo que va creciendo poco a poco y hay mas cocineros y otros realizando acividades con eso en mente. Pero aun nos falta harto por hacer, lo importante es que todos pongamos nuestro granito de arena.

Sugiero que de tanto en tanto mires LBV, ahí suelen salir varios eventos antes que se realicen, pero más de la zona central.

Un abrazo y disculpa, trataré acordarme de avisar de otros eventos.

Gloria dijo...

A mi me da lo mismo ver los chanchos Anabella y las cabezas siempre me dan risa mi tio Miguel se creía tan gracioso que una vez presentó en la mesa una cabeza de chancho con una manzana en la boca, eso te dice como es Yumbel que a todo etso sigue igual creo yo, pero a la Espe le daría ataque. besos

alvaron dijo...

Gracias Anabella por tus comentarios a mi post. Estás en lo cierto: no vivo en Chile, vivo en Buenos Aires. Pero cuando leo informaciones sobre eventos como el que describiste este mes, me digo "Y como es así que no fuiste para allí?" por eso escribí lo que escribí.
Miraré la LBV y de pronto me animo a ir a alguno de estos eventos y lógicamente te avisará con antelación.
Un abrazo y seguimos en contacto
alvaron

Pamela dijo...

De todas las carnes el cerdo es mi debilidad, se me venían a la cabeza imágenes de cada preparación que mencionaste.
Quedé con ganas de un pan con chicharrones... los voy a preparar.
Saludos.

Anabella dijo...

ylybackAlvarón, si vienes no puedes dejar de avisar; sería imperdonable.

Pamela, comparto ese gusto. Ahora si para la segunda parte que irá algún día (porque quedaron varias preparaciones fuera) me veré en apuros.
Allá mi compañera de viaje me regaló una porción de chicharrones, y me los comí.... sin antes fotografiar.
Obligada a preparar algún día, para dejarlos inmortalizados. Son mi perdición!

jo.brown dijo...

Hola Anabella, hace un tiempo que sigo tu blog y lo encuentro muy interesante. En este momento me encuentro haciendo mi proyecto de título sobre el rescate de la comida chilena y me interesa tener diferentes puntos de vista para poder abarcar lo más posible el tema. Es por eso que quería ver la posibilidad de contactarme contigo y que me compartas algo de tu visión al respecto. Sería posible contactarte vía mail?

Pilar dijo...

No había leído esto, jaja sigue el antojo por el arrollado incubandose, al final no comí en Santiago. Ojalá podamos ir pronto de nuevo y me desquite.
Se ve muy buena esta feria, que bueno que la estan promocionando.
Gracias Anabella por todo en Chile, el lunes pienso pasar por el correo.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Hola Anabella,

Qué historia la del chancho en Talca, jeje... no sabía que por allí teníais este tipo de evento. En mi tierra "Extremadura" aún se siguen haciendo "Matanzas" que es como llamamos a este acto y a los "chanchos", guarrinos o cerdos (también porcino). En mi pueblo, Barcarrota, se hace al modo tradicional, como antiguamente, de hecho mi familia la hace cada año -en enero-: es una jornada de campo, en el que la familia se une y trabaja para abastecerse todo el año de carne y embutido (aquí lomo, salchichón, morcón, chorizo, adobo, panceta y jamón). Desde el punto de vista sanitario, no son muy bien vistas, pero aunque en menor proporción se siguen haciendo. Esperemos que la tradición del chancho y de la matanza sigan su curso y sigan conservando su caracter tradicional e histórico.

Pd: aquí también se emplean esos enormes calderos y los platos de la jornada son migas, cocido y coles.

Un abrazo. Raquel

Anabella dijo...

Que tal Raquel?
Así es, a lo largo de Chile hay diferentes "fiestas costumbristas" en las que se trata de mantener vivas tradiciones que con la modernidad y globalización van en franca desaparición. Espero mas adelante, escribir la segunda pare de Chancho Muerto en Talca, hay varias cosas y preparaciones que se quedaron el el tintero esta vez.

Me gustó mucho leer tu comentario, uno tendería a pensar que por esos lados no se siguen haciendo cosas como estas. Estaba equivocada. Viste en estos intercambios todos aportamos y aprendemos.

Ojalá estas tradiciones históricas no se pierdan y además que se sigan preparando tantas delicias en forma "artesanal", definitivamente tienen otro valor y a me me parecen más sabrosas y naturales.

Un abrazote.

imaginacion dijo...

Hola amiga.
A pesar de que no soy chilena y desconozco todas esas costumbres, me parece un proceso, superinteresante.
Es la primera vez que entro en tu cocina, y creo que con tu permiso, me hago tu seguidora.
Espero que las dos podamos compartir recetas muy intersantes.
Besos amiga.

Anabella dijo...

Hola Encarna, encantada de conocerte. Me di una pasadita flash por tu blog, que manera de tener cosas interesantes. Pasaré a verte de visita con mas calma; a veces me falta el tiempo para viajar de blog en blog.
Me resulta entretenido e interesante poder seguir las preparaciones e historias de bloguer@s de cocina, y el sumum es cuando enuentro lejos de acá algunas recetas que son igualitas a lo que acá se come desde siempre. por supuesto con los giros correspondientes al lugar.
Un cariñoso saludo y nos seguimos viendo.